15 de julio de 2008

Sobre Camilo Jimenez

Esta no es una autobiografía, más bien considero que es un repaso a los sucesos directamente culpables de lo que soy hoy en día.

Solo recuerdo tres obsesiones que me acompañan desde que tengo uso de razón; Conocer, inventar y hacer dinero.

Recuerdo escaparme con 3 o 4 años de edad, de las zonas residenciales donde mis padres solo me permitían jugar con mis amiguitos, todo por conocer que existía tras esas fronteras. También recuerdo las infinitas preguntas que le hacia al profesor de informática para sacarle alguna idea que aun no hubiera sido inventada, recuerdo intentar hacer una ventana hidráulica a los 8 años. Me encantaban las historias de multimillonarios adolescentes, la que más recuerdo es la del joven que invento la comunicación bajo el agua. Hice dinero por primera vez a los 6 años de edad vendiendo a mis compañeros de clase unos cuentitos que tenia en casa.

Pasan los años y mis ambiciones crecen, vendía todo tipo de cosas en el colegio, recuerdo ser de los más rebeldes en primaria. Ingreso a bachillerato a uno de los colegíos mas antiguos de Latinoamérica, conozco y me enamoro de Internet, tengo criadero de peces ornamentales de exportación en mi casa, mas adelante el garage se convertiría en el criadero de varias especies de aves.

Recuerdo que lo que comenzó con la venta casual de música a los chicos de ultimo año del colegio, terminaría con la distribución de miles de copias de todo tipo en una de las zonas de mayor piratería en la ciudad, todo termino cuando mis padres descubrieron mi hobby: Ser el primero en descargar los mas recientes lanzamientos de un servidor ruso, para hacer cientos de copias y vendarlas. No tenía más de 15 años.

Un poco tiempo después, con mi primer empresa, fui de los primeros en ofrecer un servicio de importación personaliza para compras en USA. Pagabas en tu moneda local y comprabas a precio de mercado internacional cualquier artículo para uso personal. Esto fue a mis 16 años de edad, amase más dinero de lo que un joven promedio de mi edad podía tener en su cuenta bancaria. Esa época pude vivir en un sueño, logre tener más de US$30.000 dólares, y en poco menos de tres meses no tener nada, pues todo se salio de mis manos, era la escuela o el negocio. Entre las innumerables cosas positivas que aprendí a mis 16 años, fue el saber que el dinero no lo era todo en la vida, no te compra felicidad, no te compra amor… Tu familia y muy pocos amigos son los que verdaderamente estarán contigo así tengas o no dinero. Conocí en esta época mi primer amor que también se esfumo con el paso del tiempo.

Descubrí que hacer sonrisas en los que más lo necesitan me produce más satisfacción que el dinero. A mis 17 años trabaje en varias causas sociales, funde una iniciativa llamada Human Expressions donde encendimos más de 1.000 expresiones artísticas de rechazo a la indiferencia social con la presencia de más de 3.600 participantes.

Hoy día siguiendo mi recorrido por al Arco iris (la vida), soy un apasionado por la tecnología de la información, la innovación en la educación, el emprendimiento y apasionado por descubrir las culturas del mundo. Me encanta el Internet, la economía, las ciencias políticas, el deporte y quien sabe cuentas cosas.

Trabajo en mis proyectos, estoy terminando un curso de formulación de proyectos, tengo un diplomado de la Escuela de negocios internacionales de florida en Internet como herramienta de exportación

Soy Blogger? activo en mi bitácora camjim.com y muy pronto seré estudiante de relaciones internacionales.


El éxito es aprender a ir de fracaso en fracaso sin desesperarse.
Winston Churchill

1 comentario:

Francisco dijo...

Pareces un muchacho particularmente emprendedor,sin embargo eres algo ambicioso,y no lo digo en el buen sentido de la palabra,de cualquier modo parece ser que ya has hecho en apenas 18 años lo que muchos sueñan durante toda su vida...yo diria que tienes futuro,solo es cuestión de saber que tan alto puedes llegar sin que el sol
te derrita las alas.

Articulos relacionados